En un mundo cada vez más digital ¿Estudiar psicología tiene sentido?

En un mundo cada vez más digital ¿Estudiar psicología tiene sentido?

Nuestro Director, Rey Yacolca nos realiza la siguiente entrega: En un mundo cada vez más digital ¿Estudiar psicología tiene sentido?

Lima, Perú, 13 de noviembre del 2019.— En estos tiempos de interacciones virtuales, de oficinas en casa y juegos en línea, se podría llegar a pensar ¡tal vez!, que la psicología es una ciencia de la cual podríamos prescindir para alcanzar el «éxito», esto sumado a los grandes mitos de personas «exitosas» que lo han logrado gracias a largas horas componiendo los códigos de un computador; que, sin embargo, tratando de descifrar los códigos de la comunicación humana, ha devenido como resultado que los diversos estudios demuestran que cada vez más, las generaciones se vuelven más solitarias y se tiende más a la inestabilidad emocional, esto sin duda contrasta con los elevados niveles de tecnología digital que ha alcanzado el hombre.

¡Sabemos más, pero conocemos menos!

Pareciera ser que uno de los «logros» de nuestro llamado «progreso»; citemos a la famosa Ley de Moore que explica que cada 24 meses el nivel de transistores necesarios para el procesamiento, se duplica en una máquina computacional.

El ser humano también hace lo propio —al usar la tecnología— y si bien hoy un adolescente puede llegar a manejar, una cantidad impensable de información o conocimiento, que en otros tiempos, desde la comodidad de la palma de su mano; esta muchas veces no repercute en el conocimiento de sí mismo, en el manejo de sus emociones, en la comunicación efectiva y eficaz, de la que tanto se ha hablado pero que muy pocos realmente trabajan, convirtiéndose así en huérfanos emocionales ingenuamente al consumir millones de contenidos que vienen de las Redes Sociales.

Sin duda alguna, nos sigue «aterrando» enormemente el conocimiento de uno mismo. Ese saber que tanto inquietó y llenó de preguntas al mundo griego clásico; han pasado casi tres mil de años y hoy, aunque dicho anhelo ya no se conserva como antorcha de luz, a la entrada de alguno de nuestros templos modernos erigidos por el hombre. La máxima —«Conócete a ti mismo»— aún sigue siendo el único camino hacia un verdadero equilibrio del cuerpo, la mente y alma.

¿Qué nos queda por hacer entonces?

Definitivamente, estamos inmersos en una realidad y somos actuantes en ella, por lo tanto, no podemos vivir de espaldas a esta realidad, pero debemos tener en cuenta que la comunicación hoy en día a pesar de tener diversos canales —muchos más que en otros tiempos— es más complicada debido al ruido y el sobre-estímulo visual al que estamos sometidos a diario, esto sin lugar a duda complica las relaciones humanas, generando estrés y frustración más a menudo.

Conocerse a sí mismo entonces, en una sociedad tan polarizada como la actual, si bien es el primer gran paso ¡no basta! Debemos aprender también a reconocer situaciones, sociedades y contextos y aquí cabría decir: Aquel que viva realmente como un ermitaño digital —lo cual es casi imposible— que, por favor, contribuya en la sección de comentarios más abajo.

Por consiguiente, amable lector, y en base a todo lo expuesto, podemos concluir que las habilidades blandas, cimientos también de la psicología; continúa siendo la base firme adónde recurrir en tiempos de la digitalización y la sobre-población [saturación] de canales de información que muchas veces terminan por confundirnos, al tratar de decidir [influenciarnos] cual camino tomar.

Acerca de Rey Yacolca

Chalaco de nacimiento, Rey Yacolca se ha venido desempeñando en diversos campos del conocimiento, arte visual y la poesía. Ha sido ganador del Festival Internacional de Corto Metrajes del 2012 y actualmente está cursando estudios especializados en Psicología Conductual y Clínica. Rey también cuenta con estudios avanzados en Comunicación Audiovisual. Actualmente se desempeña como Director Multimedia y Redes Sociales en nuestra Revista IT/USERS®. Pueden seguirlo en sus cuentas de Twitter, Instagram, YouTube y Facebook.

Share